Vuelven los 80: la Movida retorna esta primavera… a través del maquillaje

Podría decirse que los 80 han vuelto, mas ¿verdaderamente se fueron? Parece que no. Un año tras otro, las pasarelas se llenan de looks con reminiscencias a esta añorada década y eso que en los 90 no parábamos de lamentarnos de lo poco que nos agradaban nuestras fotografías de años atrás. Mas hay algo mágico en ese exceso, algo provocador y prácticamente prohibido en estos tiempos de minimalismo, caras lavadas y melenas secadas al aire libre que nos hace lanzarnos de cabeza a la horterada recalcitrante de los años de la Movida, que nos invita a traspasar las barreras si bien, eso sí, con el glamur que hemos sabido agregarle a la mezcla con los años.

Debemos reconocer que una parte de la responsabilidad es de la moda. Si Rodarte, Balenciaga o bien Saint Laurent (referencia todos ellos de los diseñadores de Inditex y compañía) apuestan por las hombreras espléndidas, lo sentimos mucho mas no iremos con la cara lavada. Unas hombreras de los ochenta demandan maquillaje y peinado del mismo estilo, mas con el filtro del siglo veintiuno. Esto es, que las coletas altas y de acabado ‘messy’ pueden reemplazarse a la perfección por una muy elegante cola de caballo lateral bien pulimentada y el colorete exagerado por un iluminador en tono champán bien marcado.

Mas ¿qué fueron o bien son los 80? Un bum a nivel estético. Obviamente, unas tendencias se mezclaban con otras, como pelo con volumen que era prácticamente obligatorio en esos años, mas fue una década en la que convivieron muchas tribus urbanas, cada una con un estilo muy marcado, y todas y cada una dejaron huella a su forma y todas y cada una sirven como inspiración el día de hoy en días. La maquilladora Pat McGrath comentaba tras el desfile de primavera-verano 2017 de Louis Vuitton que la década de los 80 “fue un instante de extremos en la moda, el maquillaje y la música; un instante de gran creatividad”. Teniendo esto en mente no nos extrañan los tonos de púrpura, azul y verde que empleó para efectuar el maquillaje de las modelos de este desfile, mas otra en clave de revisión, puesto que combinó unos ojos muy audaces con una boca desnuda y piel de acabado fresco.

Maquillaje más ligero

Otro ejemplo de repercusión de los 80 fue el desfile de Jeremy Scott,donde los colores cubrían las pestañitas de las modelos, algo visto por vez primera en esta década. Mas, de exactamente la misma forma, lo que ya antes se completaba con unos pómulos marcados a base de colorete, esta vez se reemplaza por un bronceado más sutil aplicado con la técnica del contouring. Las sombras en colores pastel se suavizaron delineando el ojo en cobrizo o bien azul, logrando un ojo de esencia de los 80, mas más bonito. En Kenzo cambiaron el blush por un colorete en crema de color cereza que, aplicado bajo una base de maquillaje, parecía muy retro. Esta posible sensación de maquillaje pesado que se da en estos casos se contrarresta mudando la base de cobertura total por otra con una formulación más que deja que la piel prosiga mostrando su iluminación.

Ni si desee Chanel se libró de la repercusión de los 80 este año. Tom Pecheux, responsable del maquillaje de las modelos, empleó polvos traslúcidos sobre la base de maquillaje para eludir que este se mueva de su lugar. Si el efecto de cara de cartón es algo no deseado, tras ello aplicó el colorete muy suavemente, ayudándose con bolas de algodón en lugar de emplear una brocha. De esta forma logró crear un velo finísimo de tono sobre la piel que ganaba un mejor aspecto.

Mas no importa cuál sea la tendencia de la belleza de los años 80 que adoptes, lo realmente esencial es ¿por qué razón estos looks que tanto hemos odiado nos chiflan ahora? Semeja que no hay una razón clara para esta nueva oleada de los 80, mas una cosa es cierta: tenemos mucho que aprender de la década de la decadencia. Y ya no charlamos solo de maquillaje. A falta de una era digital donde las realidades tienen atisbo virtual, quienes vivieron esa temporada se atrevieron a salir y probar. Y vaya si lo hicieron.