Piel suave y sedosa…por todo el cuerpo

Se aproximan las vacaciones de Carnaval y Semana Santa. ¡Uy! Debemos perder unos kilitos a fin de que ese biquini se vea bien. ¡Uy! debemos fortalecer esos músculos para vernos saludables y sensual . Si, mas imagínate ese cuerpo delgado y tonificado, cubierto por una piel áspera, rugosa o bien falta de brillo natural.

¿No te ha pasado en muchas ocasiones, al ver una muy, muy delgada modelo semejarte que está enferma por la calidad y “lo apagada de su piel”?

La razón es fácil de entender. El antídoto es más aburrido. La palabra mágica es “hidratación”.Es la capacidad de la piel de sostener los niveles de fluido que le son precisos para combatir los elementos externos como son la temperatura ambiental, el sol, el aire. la polución de las grandes urbes y en ciertos casos, la sequedad tremenda de los entornos con aire acondicionado o bien inaguantable calefacción, en los países de rudos inviernos.

Y esa hidratación debe ser tanto desde “adentro del cuerpo”…por lo menos ocho vasos de agua al DIA (agua, no refrescos ni café) aparte de una dieta “full” de frutas y verduras… y “desde fuera”: antisolares, cremas hidratantes y meticulosa removida de células fallecidas en pies, codos, rodillas y manos. Para la lubricación de todo el cuerpo prosigue siendo una genial opción alternativa el aceite para bebés, aplicado liberalmente al salir de la ducha con la piel incluso húmeda y limpia.

El resultado final ha de ser “piel de bebé”; suave, sonroseada y lumínica.