La Realidad del botox


Hasta diez o bien once años atrás, las únicas personas que se efectuaban inyecciones de Botox eran conocidos como Madonna (pregúnta a Sharon Osbourne), Cher, Joan Rivers, Sly Stallone, Liz Hurley, Kim Cattrall, y Kylie Minogue. Si bien no hicieron públicas sus sesiones detratamiento con Botox, todos sabemos que las efectuaron. Hoy en día, no obstante, las inyecciones de Botox se han vuelto completamente democráticas en su atrayente, dando sitio a una nueva cultura Botox que incluye  fiestas de Botox, clínicas de cirugía estéticaprósperas, y una nueva raza de  ‘especialista de Botox’.

De forma que todos desean inyecciones de Botox en la actualidad. ¿Eres uno de ellos? Entonces deberías saber ciertas cosas sobre el fenómeno del Botox. Primero, ¿qué es el Botox precisamente? Bueno, el Botox es una proteína compleja producida por Allergan Inc. derivado de la bacteria mortal llamada clostridio de botulino más generalmente encontrada en el alimento en mal estado. En verdad, este pequeño alegre asociado contiene la toxina que causa la intoxicación, y como hemos dicho previamente, puede ser fatal.

Evidentemente, se justifica que uno se pregunte como tal toxina puede ser utilizada como un tratamiento producto cosmético. El tema es, cuando se inyecta en una forma esterilizada pura, la toxina botulina bloquea la liberación de un químico llamado acetilcolina, que utilizan las neuronas para ocasionar la contracción muscular. En el momento en que el químico es bloqueado, los músculos no se contraen más y resultan, en verdad, paralizados. De forma que si empleas inyecciones de Botox en la frente, te das cuenta lo que significa, ¿no? Las líneas del ceño desaparecen, dejándotela más joven y suave.

Como puedes ver, los factores de peligro y de dolor son prácticamente inexistentes, y esta es buena razón por la que las inyecciones de Botox se han vuelto tan populares, mas sus efectos son temporales y debes regresar para otra inyección una vez cada 4 o bien 6 meses. Además de esto, hay algunas regulaciones de la Administración de Comestibles y Drogas de los U.S.A. (FDA) sobre el Botox que precisas conocer.

La FDA aprobó Botox por vez primera en 1989 para tratar desórdenes de 2 músculosoculares, blefarospasmo (parpadeo apremiante) y estrabismo (ojos desalineados). En el año 2000, Botox fue aprobado para tratar desórdenes neurológicos que ocasionan contracción de cuello y hombros conocido como distonía cervical. En el curso del tratamiento de desórdenes oculares, los médicos observaron que el Botox suavizaba las líneas verticales del ceño entre las cejas. Por el año 2002, la FDA admitió estudios que señalaban que el Botox asistía a suavizar las líneas del ceño hasta por 120 días, de forma que en ese entonces el Botox se aprobó para reducir las líneas del ceño asimismo. En el 2004, el Botox asimismo fue aprobado para ser utilizado en el tratamiento de hiperhidrosis axilar (excesiva transpiración bajo las axilas).

En consecuencia, el empleo producto cosmético del Botox continúa limitado a la supresión de las líneas del ceño en la frente. No obstante, bastantes médicos van alén de este empleo y usan las inyecciones de Botox para tratar las arrugas faciales diferentes a aquellas tratadas en las regulaciones de la FDA. Lo que esto significa es que el índice de seguridad y éxito de las inyecciones cuando se utilizan en otras zonas de la cara y el cuello no han sido evaluadas oficialmente.

De forma que si estás considerando las inyecciones de Botox, ten presente lo siguiente: no efectúes el procedimiento con cualquiera que no sea un médico especializado, y se siendo consciente de los beneficios y peligros del procedimiento.

Evidentemente, una de las primeras preguntas que las personas se hacen es: ¿puedo intoxicarme con las inyecciones de Botox ? La contestaciones es no, mas debes cuidar que no te inyecten mucho Botox, o bien que no sea inyectado en el área incorrecta, en caso contrario podrías desarrollar una condición temporal llamada ptosis (párpados fláccidos) que podría durar por muchas semanas.

Ciertas personas desarrollan otros efectos secundarios de las inyecciones de Botox, como cefaleas, gripe, y náuseas. Una minoría experimenta reacciones como dolor y erupción en el área inyectada, y debilidad muscular. De nuevo, estas son reacciones temporales.

Al final, precisas rememorar que las inyecciones de Botox son seguras cuando son administradas en condiciones médicas apropiadas. Como lo afirma la Sociedad Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), en el año 2001, más de dieciseis millones de personas recibieron inyecciones de Botox, marcando un aumento del 46% en el año 2000. Entonces, ¿por qué razón no procurarlo?