Cuidados para un pelo 2010

Brillo, suavidad, volumen, color. Todas y cada una de las mujeres sueñan con lucir un pelo saludable y precioso. Ciertas tienen la fortuna de nacer con una belleza natural al tiempo que otras deben recurrir a ciertos trucos y técnicas para progresar las condiciones del pelo.

Por el hecho de que la verdad es que el cuidado del pelo garantiza buenos resultados. ¿Qué pasos continuar? ¿De qué forma dar brillo? ¿Qué hacemos si tenemos un pelo áspero? Muchas de estas contestaciones en parte van a depender de cada género de pelo, no obstante, existen algunos consejos universales que asisten a la hora del cuidado del pelo.

Un factor esencial es la nutrición puesto que las vitaminas y los minerales tienen gran incidencia en la salud del pelo. Si la dieta no incluye muchas vitaminas y minerales el pelo padecerá las consecuencias. Por otro lado, es recomendable tomar mucha agua y comer frutar.

Para eludir la caída del pelo se aconseja comer productos con mucho hierro, cobre y zinc, presentes en comestibles como el pescado, la carne, las legumbres y las verduras.

El sol y el calor son malos para el pelo puesto que lo dejan sin vida. En el verano es esencial recurrir a diferentes productos para eludir que el pelo se deshidrate.
Las mascarillas asimismo favorecen la hidratación del pelo con lo que se aconseja aplicar estos tratamientos cada 15 días. Un truco casero que generalmente marcha es salpicar el pelo con aceite de oliva ya antes de lavarlo.

Los pelos teñidos acostumbran a lucir menos sanos debido a los productos aplicados. Lo idóneo entonces es teñir el pelo cada 3 o bien 4 meses. Si el pelo medra rapidísimo se aconseja efectuar retoques con tintura solo en la raíz.

Los masajes pilíferos son una enorme ayuda en el momento de progresar el estado del pelo. Hay que efectuarlos desde la raíz a través de un masaje y aplicar proteínas. Otra alternativa son los peelings en la cabeza que se efectúan al exfoliar el cuero capilar. De esta manera se suprimen las células fallecidas y los restos de los productos fijadores.

Para eludir el exceso de volumen se puede decantarse por diferentes tratamientos como el desrizado nipón, las semipermanentes o bien la tradicional alisadora.