Como Letizia: trucos para hacerte un falso bob en casa

Es curioso lo atareada que está la agenda social de las celebrities a lo largo de los primeros meses del año. El lío comienza con los Globos de Oro y prosigue con los premios del Sindicato de Actores, los BAFTA, los Oscar… Si a esto le agregamos que a mediados de enero empieza asimismo la Alta Costura de la ciudad de París seguida por el resto de pasarelas (incluyendo ahí París prêt-à-porter, N. York, Londres y Milán), la barahúnda de alfombras rojas y front rows por las que desfilan unas y otras es una genuina insensatez. Mas si hay algo más ido todavía, es la capacidad de ciertas conocidas para mudar de look de un día para otro. Y no, no nos referimos a un cambio veloz de vestuario en una furgoneta con cristales tintados; hablamos del pasar de una melena de infarto a un corte bob y a la inversa en cuestión de días.

Son bastantes las celebridades que, de súbito, un día suben una fotografía a su Instagram luciendo melenita y revolucionan al personal, para un par de días después aparecer con su melenón frecuente en una pasarela. Gigi Hadid, Selena Gomez, Pruebe Blanchett o bien Kerry Washington son solo unas pocas de la larga lista que en algún instante se han audaz a probar el corte, sin recortar. Y es que las celebrities acostumbran a ser bastante ‘mentirosas’ en lo que a pelo se refiere.

Realmente, lograr un falso bob es considerablemente más fácil de lo que semeja y hay bastantes trucos para lograrlo. Generalmente, los postizos acostumbran a ser la opción preferida por los estilistas. Por poner un ejemplo, el misterio del bob de Gigi Hadid en la alfombra roja de los American Music Awards del año pasado fue explicado por su estilista Bryce Scarlett: el milagro fue posible merced a un postizo que se peinó aprovechando los mechones delanteros de la melena genuina de la modelo, que sí tiene esa longitud.

Y es que la clave, en la mayor parte de los casos, acostumbra a ser el corte capeado de la celebrity en cuestión. De esta manera se pueden aprovechar las capas más cortas y si es preciso, se emplean postizos, mas no son indispensables. Otro truco bastante común, y que no requiere postizo, consiste en trenzar las capas más largas y recogerlas en la nuca ayudándonos con pinzas de moño, dejando que las capas medias y cortas tomen el estrellato. Este truco es el que usó Chris Appleton, encargado del falso bob de Shay Mitchell, protagonista de ‘Pretty Little Liars’.

Otra forma, algo más ramplona, consiste en dividir nuestra melena en dos coletas bajas sueltas, enrollarlas y asegurarlas con pinzas de moño en la parte baja de la nuca y acabar de texturizar la melena con un tanto de aerosol fijador. El resultado que se consigue con este truco no muestra tanto un corte de pelo como sí se lograría con las técnicas que aprovechan las capas, mas sí que finge el largo del bob con un estilo un tanto más vintage.

Por muy favorecedor que resulte, deshacerse de una melena larga en ocasiones cuesta demasiado; así sea por costumbre o bien por cumplimiento de contrato. Mas el largo del pelo no es el único tema con el que nos engañan las conocidas. Acordémonos, por servirnos de un ejemplo, de Irina Shayk y su rubio de 24 horas o bien de los cambios de Kylie Jenner de platino a morena y a la inversa en función de su humor, o bien el flequillo (o bien no) de Kendall Jenner, o bien en el millón de dólares estadounidenses en pelucas que Beyoncé confesó tener en casa… Y es que no es oro todo cuanto semeja, ni pelazo todo cuanto ves.